26 Feb

Praga en dos días

Praga es una ciudad realitvamente pequeña y sus principales monumentos y lugares de interés se concentran en los barrios del casco antiguo.

Praga en dos días

Por eso creemos que es posible visitar lo mejor de Praga en dos días y disfrutar al máximo de la ciudad.


Para realizar el recorrido suponemos que vas a pasar un fin de semana en Praga, llegando un viernes por la tarde/noche y contando con los días sábado y domingo practicamente enteros para pasear.

Una vez en Praga y luego de haber dejado las maletas en el hotel, si no es muy tarde, podrías ir a cambiar dinero a alguna de las casas de cambio recomendadas, visitar la Plaza de la Ciudad Vieja para ir tomando contacto con la ciudad, o ir a cenar en alguno de los restaurantes que recomendamos. Lo ideal es no cansarse demasiado para comenzar el sábado por la mañana con energía.




Primer día: comenzando con un free tour

Lo mejor es comenzar nuestro itinerario de “Praga en dos días” el sábado a la mañana con un free tour. Esta visita guiada te ayudará a orientarte por la ciudad y decidir que hacer en Praga con el tiempo restante.

Qué ver en Praga

Durante el free tour conocerás monumentos importantes, lugares emblemáticos, te aconsejarán restaurantes, bares y mucho más. El recorrido abarca la Ciudad Vieja y el Barrio Judío de Praga y se ven los siguientes monumentos:

y mucho más…

Los free tours salen todos los días a las 10:00, 11:00, 12:00; 14:00 y en verano a las 17:00. Lo recomendable es reservar para sergurarte las plazas.

Luego de hacer el free tour, lo más probable es que quieras comer algo. Puedes echar un vistazo a nuestra lista de restaurantes recomendados en la Ciudad Vieja.

Por la tarde, un poco de la Ciudad Nueva

Después de haber comido y descansado, tal vez tengas ganas de ver un poco más. Una buena opción es dar un paseo por la Ciudad Nueva de Praga y visitar la Plaza de Wenceslao, una de las plazas más importantes de la ciudad y lugar donde se encuentra el Museo Nacional. Luego puedes caminar por la calle Národní hasta el Teatro Nacional y continuar por el río hasta la Casa Danzante, obra del arquitecto canadiense Frank Gehry.

Casa Danzante Praga
Casa danzante / Foto por Pedro Szekely / CC BY

En la terraza de la Casa Danzante hay una cafetería donde podrás tomar algo y disfrutar de unas magníficas vistas de Praga.

Por la noche, tour de la Cerveza

Dependiendo de la hora que sea y las ganas que tengas de seguir, si te gusta la cerveza puedes acabar el día con el Tour de la Cerveza, una visita guiada en la que conocerás microcervecerías y degustarás cervezas únicas.

Segundo día: Castillo de Praga y Malá Strana

Comenzaremos nuestro segundo día en la ciudad visitando el famoso Castillo de Praga, el monumento más importante del país, también considerado el castillo más grande del mundo. Fue residencia de reyes y príncipes de Bohemia, emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, y hoy en día es la sede presidencial.

Castillo de Praga

En el Castillo se encuentran algunos de los monumentos y lugares de interés más visitados de la ciudad, como la Catedral de San Vito, el Callejón del Oro, el Antiguo Palacio Real y los Jardines Reales (de abril a octubre). Además podrás ver el Cambio de Guardia en diferentes momentos del día.

Catedral de San Vito

Puedes ver más información sobre el Castillo, horarios y precios en nuestro artículo dedicado al Castillo de Praga.

Por la tarde, Malá Strana

Luego de visitar el Castillo continuamos nuestro paseo por Praga visitando el famoso barrio de Malá Strana, conocido también como el barrio barroco de Praga. Una vez en Malá Strana, tal vez quieras comer algo en algún restaurante de la zona y luego seguir con el paseo.

Calle Nerudova

Lo ideal es bajar del Castillo por la calle Nerudova, una de las calles más bonitas de Praga, hasta llegar a la imponente Iglesia de San Nicolás, pasar por la Iglesia del Niño Jesús de Praga, el Muro de John Lennon, ver la calle más estrecha de Praga y acabar el paseo en el famoso Puente de Carlos, el monumento más visitado de Praga.

Una buena opción para realizar este recorrido es haciendo el Tour del Castillo de Praga.

Por la noche, paseo en barco o teatro negro

Para acabar el segundo día puedes dar un paseo en barco por el río Moldava de una hora, o un paseo en barco con cena incluida. Otra de las opciones es ver una obra de Teatro negro de Praga.

¿Qué más puedo ver en Praga en dos días?

Si te sobra tiempo y quieres ver más, podrías visitar alguno de los museos de la ciudad, conocer el Monasterio de Strahov, el cual se encuentra en el barrio del Castillo, pasear por el monte de Petrín y subir a su famosa torre-mirador, o visitar la antigua fortaleza de Vyšehrad, una zona rodeada de parques y jardínes donde encontrarás monumentos de distintas épocas y unas impresionantes vistas de la ciudad.

Más de dos días en Praga

Si vas a pasar más de dos días en Praga, la mejor opción es realizar alguna excursión fuera de la ciudad a lugares como Český Krumlov, Karlovy Vary, Kutná Hora o al Campo de Concentración de Terezín.


Ver también: Qué visitar en Praga