12 Mar

Semana Santa en Praga

La Semana Santa en Praga se celebra de una forma muy particular y no se parece en nada al ambiente de las procesiones españolas ni a los festejos de latinoamérica.

Semana Santa en Praga - Pascua en Praga

Sin duda la principal atracción de estas fechas son los mercados al aire libre. Las plazas más importantes de la ciudad se decoran con motivos típicos y aparecen los famosos mercados de Semana Santa que ofrecen deliciosas comidas típicas y artesanías locales.




Mercadillos de Semana Santa en Praga

Estos mercadillos se encuentran situados en tres conocidas plazas de la ciudad: la Plaza de Wenceslao, la Plaza de la Ciudad Vieja y la Plaza de la República.

Allí podrás disfrutar de espectáculos musicales y encontrar puestos de artesanías hechas en cristal, cerámica, joyería, juguetes de madera, telas bordadas, huevos decorados y muchas otras cosas.

Además de los de Praga, podrás visitar también los mercados en ciudades como la bellísima Český Krumlov.

Tradiciones curiosas de la Semana Santa checa

Esta celebración cristiana está impregnada discretamente de costumbres paganas que celebran el despertar de la naturaleza, o sea la llegada de la primavera después de un largo y oscuro invierno. La Pascua es una celebración de alegría, de nuevo crecimiento y del sentimiento de esperanza que trae la próxima temporada.

Uno de los días más importantes de la Semana Santa checa es el Lunes de Pascua, el día siguiente al domingo de resurrección. Este día se practica la tradición que más llama la atención sobre todo a los extranjeros, la de azotar a las mujeres con una vara hecha con ramas de sauce llamada “pomlázka”.

Los hombres van de puerta en puerta por las casas del pueblo y cuando las mujeres abren se ponen a cantar rimas tradicionales mientras azotan en el trasero a las damas con sus varas. A cambio reciben huevos, los niños también reciben dulces y los adultos un trago de alguna bebida alcohólica.

Si bien es una práctica que puede llegar a chocar o molestar a algunas personas, los orígenes de esta tradición se remontan a tiempos lejanos. Antiguamente se creía que las varas de sauce frescas daban a las mujeres buena salud, belleza, fertilidad y vitalidad.

También hay que destacar los famosos huevos de Pascua, símbolo de la fertilidad y la nueva vida, los cuales son decorados detalladamente a mano con pintura, cera, alambre o paja. Podrás encontrarlos en los mercadillos de la ciudad.

IMPORTANTE: No dudes en reservar tu alojamiento en Praga en Semana Santa con antelación ya que son fechas muy solicitadas.


Ver también: Praga en Navidad, Visitas guiadas por Praga, Dónde comer